reloj 2

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Feliz cumpleaños, Alternia.
Vie Ene 20, 2017 12:13 pm por Jaspers Lalonde

» You... you are a prince [Priv.Dirk]
Vie Mar 13, 2015 7:15 pm por Mekzil Dargas

» Suddenly I see [Privado-Leveleo]
Miér Mar 11, 2015 4:54 am por Invitado

» Secret Door, Part III [Grupal - Misión]
Sáb Feb 21, 2015 9:58 pm por Kankri Vantas

» Aventuras y té? (Priv. Raven lvl)
Dom Feb 01, 2015 2:06 am por Hussie

» comida para perros.
Sáb Ene 31, 2015 7:57 pm por Becquerel Harley

» Comer lo que se pueda (Priv. Nahuel)
Vie Ene 30, 2015 10:27 pm por Nahuel Leijon

» Master player {Priv. Beatrize} {Lvl.}
Sáb Ene 24, 2015 8:30 pm por NPCs

» Hey, let's graffiti-spraying here! [Leveleo/Priv. Kurloz]
Mar Ene 20, 2015 4:47 am por Hussie

» Ahora entiendo los cuernos!
Sáb Ene 17, 2015 4:22 pm por John Egbert

» The sound of silence. (Privado Tereza)
Lun Ene 12, 2015 6:06 pm por Invitado

» UUUUUUUUUUGHH
Dom Dic 28, 2014 11:00 pm por Becquerel Harley

» Introduccion a mi blog :D
Miér Dic 24, 2014 11:42 am por Invitado

» The Diry Secrets Club [Elite]
Dom Dic 21, 2014 7:20 pm por Invitado

» When the Pain Passes | Afiliación Normal
Mar Dic 09, 2014 10:55 pm por Invitado

» [Privado/Leveleo] ¿No te gusta el paisaje?
Mar Dic 09, 2014 4:55 pm por Hussie

» Afiliación Élite SaintDragon Bleach
Dom Nov 23, 2014 5:07 pm por Invitado

» [APERTURA HOY!] INTERNADO WALPURGIS | ♥ HETERO +18 ♥ | ÉLITE
Jue Nov 13, 2014 7:13 pm por Invitado

» Blue Moon RPG{+18} - Afiliación Elite
Mar Oct 21, 2014 2:52 am por Invitado

» Paparazzi {Élite}
Sáb Oct 18, 2014 8:50 am por Invitado


You... you are a prince [Priv.Dirk]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Jue Oct 23, 2014 5:49 pm

El cristal de la bombilla estalla en mil pedazos; el eco resuena por las paredes cuando la piedra cae al suelo estrepitosamente. Todo queda a oscuras. Te agachas, recoges la roca de nuevo y caminas hacia el próximo fluorescente. Cuando llegas, apuntas cuidadosamente y lanzas tu proyectil otra vez. No sabes muy bien por qué, tal vez se trate de algún tipo de habilidad innata... pero tienes una puntería de infarto. Y por lo que se ve, la estás aprovechando a las mil maravillas, ¿verdad? En cosas de utilidad, ¿eh? Ya sabes, en buenas causas, y tal.
Al menos no estás usando tu puntería para bajar a gatitos indefensos de los árboles.

No tienes ningún motivo concreto para estar haciendo esto, pero por alguna razón te dedicas a lanzar pedruscos contra las pocas fuentes de luz que hay en el lugar: estás dejando el sitio más oscuro que el sobaco de un grillo. Pero, ¿no crees que Espectros y Patinetas ya es un lugar lo suficientemente tenebroso y lóbrego sin tu ayuda? ¿Por qué demonios estás destrozando todas las bombillas que encuentras a tu paso? Tú tampoco puedes ver nada sin su luz. El lugar ya es bastante peligroso de por sí, con todas esas patinetas moviéndose solas por todas partes, dispuestas a partirle la crisma al primer despistado que se cruce en su camino. A este paso no tardarás demasiado en perderte. Y, posiblemente, tarde o temprano te caiga algún cristal en el ojo. Son todo desventajas, esto no tiene el menor sentido. ¿Por qué, entonces?

Supones que simplemente se trata de un acto vandálico porque sí.

Eres un ser incomprendido, y de alguna forma te tendrás que desahogar, ¿¿no??
Te gusta verte a ti mismo como al Príncipe Segismundo. Ya sabes, el protagonista de ese libro tan famoso... La vida es sueño. Toda la historia va sobre un príncipe, Segismundo, a quien encierran en una torre, pues los presagios dicen que será un tirano cruel. Pfff, como si no tuviera derecho a serlo. Mierda, para eso es un príncipe, ¿no? El asunto es que la soledad le acaba volviendo loco, a pesar de sus innegables cualidades superiores como miembro de la realeza. Y se acaba convirtiendo en una especie de hombre-bestia, un ser marginado y solitario.
Bueno, pues tú eres igualito. Un príncipe incomprendido. Esa es la verdad.

Mientras le estás dando vueltas a este tema increíblemente profundo, ves a lo lejos a otra persona. Antes de que te vea, te ocultas detrás de una de las rampas de skate. No estás muy seguro, pero crees que es un humanblood. Maldita sea, esos repugnantes plebeyos están por todas partes. Es una invasión, o algo.
Mira, ya estás harto de ser bueno. Para variar, vas a dejar salir a tu bestia interior, igual que tu amado Príncipe Segismundo. Oh, sí. Vas a acercarte a ese mamonazo, le vas a partir el cuello y le vas a robar toda la mierda que guarde en el captchalogue.

Te acercas sigilosamente, cuidando de que no te oiga. El aire pasa a través de tus colmillos amarillentos, tu pecho subiendo y bajando ante la emoción de la caza inminente. Sí, sí... joder, le vas a reventar la puta cabeza. Te aproximas poco a poco... ya estás cerca... ya estás muy cerca... ¡¡¡ya casi le tienes...!!! 

Justo en ese momento, una de las patinetas que corren solas por el lugar se acerca a toda velocidad por tu espalda, e impacta contra tus piernas. Caes estrepitosamente al suelo, y te golpeas dolorosamente la cabeza contra el duro pavimento.

-MOM JODERRRR!!!!!! MIERRRRDA!!!!!! MOM

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Dirk Strider el Jue Oct 30, 2014 10:22 pm

Los días se habían vuelto una mancha sin color fuera el día de la semana que fuera. Los viernes no significaban nada para él porque hacía mucho que había salido en la escuela y actualmente no estaba estudiando nada, pero que la fecha de cumplir los horribles 20 se acercaba cada vez mas y mas le hacía considerar la idea de por lo menos estudiar una carrerilla en línea o alguna tontería menor para no ser una carga para su hermano (Que aunque nunca le había dicho y que sabía que con los ingresos del mayor no tendría problemas para mantenerlo, no le gustaba parecer una babosa inútil.) O por lo menos buscar un trabajo en los que desperdiciar las horas de su día y de paso ganar unas monedas para él mismo.
 
Pero ese día no sería hoy. No se podía levantar de la cama y caminar decidido a formar su futuro, no hoy, no a esas horas del día. Por lo que si se levanto de la cama pero fue directamente hacia el ordenador que estaba encendido desde hacía ya varias horas. Cerro el pester y tomo el casco de realidad virtual que tenia sobre el escritorio y se sumergió en aquel maldito mundo digital que no tenía nada que envidiarle a Lyoko.
 
En pocos minutos ya estaba en el trasportalizador buscando una Land en la cual perder el día. No tenía ganas de luchar esta vez solamente quería... Quería no estar aburrido, punto.
Una tierra llamo su atención al instante: Espectros y Patinetas. Muchas veces había visto ese nombre pero nunca le había dado por entrar. Pero well, si la descripción no mentía se trataba de un enorme parque te patinaje que contaba con sus propias patinetas poseídas bien ¿Qué podía perder?
 
El lugar era oscuro y hasta se podría decir que frio aunque no se sentía ninguna brisa de viento ni parecía como si hubiera clima alguno detrás de las enormes paredes de concreto que rodeaban el lugar. Empezó a caminar en pos de una patineta que no se estuviera moviendo y de preferencia que no se moviera, pero parecía una tarea difícil. Había ruedas y tablas tiradas cada tanto y las pocas patinetas que estaban enteras salían disparadas tan pronto como se acercaba, god damn it. No se iba a poner a perseguir patinetas como gallinas en un corral.
 
Tan perdido estaba en su tarea que no noto como aquel Troll de sangre elevada se acercaba detrás suya con toda la intención de lastimarlo, no se dio cuenta hasta que un enorme "PAF" sonó por el lugar creando eco.
Se dio rápidamente la vuelta para encontrarse con aquel Troll tirado en el piso y al parecer muriendo de dolor.
 
-Eh... ¿Estás bien, dude?-Pregunta estándar, era obvio que no estaba bien. Nunca nadie estaba bien después de una caída y mucho menos después de una que había sonado tan fuerte.
avatar
Dirk Strider

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Vie Dic 12, 2014 9:39 pm

Maldices, maldices y vuelves a maldecir. Es una de tus especialidades y, aunque realmente soltar palabrotas no te va a ayudar demasiado, es una buena válvula de escape para tu súbito ataque de ira. Te retuerces en el suelo sujetándote la parte de atrás de la cabeza, haciendo uno de tus dramas. Menudo hostión te has pegado, te va a salir un chichón de los buenos... pero si hay algo aún más herido que tu cabezota, es tu orgullo. 
Para colmo, te has mordido la lengua. La sacas de la boca con una mueca de dolor, y tanteas la zona dolorida. Cuando te miras los dedos, ves que están ligeramente teñidos de azul en la punta. Mierda, estás sangrando. Tu preciosa sangre azul derramada.

El humanblood te pregunta que si estás bien.

-MOM A di qué de padece, genio!!?? MOM -Intentas articular, aunque tienes la lengua demasiado dolorida como para pronunciar correctamente. Bueno, pues el sigilo no te ha salido demasiado bien. Ahora solo te queda la opción de atracarle por las buenas y de frente. Te limpias la sangre en la chaqueta y miras al humano. -MOM Bueno, mida, ze acabadon laz #on#edías. Zi no quiedez que #e de una paliza, ahora mizmo me vaz a darrrr #odo lo que gua'des en el cap#chalo... MOM -Eres incapaz de pronunciar una palabra más. Bajo tus peludas cejas, tus ojos se abren hasta alcanzar la circunferencia de dos platos. Oh... oh. Espera, espera un momento... esto no estaba en tus planes. Este... este repugnante humanblood es... es...



Un príncipe.



No sabes como lo sabes... pero lo sabes. Lo intuyes. Tienes un sexto sentido para estas cosas, has pasado días y días admirando a todos los príncipes imaginables, y sabes reconocer a uno cuando lo ves. Simplemente la principitud de este humano te salta a la vista. Fíjate en su porte principesco, en su pelo claro elegantemente peinado hacia atrás, en su pálida piel de no haber trabajado ni un solo día bajo el sol, en esa leve expresión de autosuficiencia. Y algo más. No sabes qué, pero hay algo.

De acuerdo que las gafas desentonan con el atuendo que debería llevar alguien de la realeza, pero es de esperar que un príncipe vaya de incógnito. Para que los plebeyos no se le lancen a los pies para besar sus reales zapatillas. ¡Oh, pero este plebeyo le ha descubierto, y piensa depositar sus labios sobre esas deportivas! 
Ey. Un segundo. Tú no eres un plebeyo. Y no vas a besarle los pies a otro tío, por muchas ganas que tengas. ¡E-eh, espera! ¡Tú no quieres esa mierda! No quieres esa mierda para nada, y te estás empezando a poner un poquito nervioso.

Bueno, si sigues mirándole fijamente, temblando y sin decir nada, las cosas se van a poner incómodas.
Toda la cara se te ha puesto completamente azul. Tragas saliva, pero no se te ocurre nada que decir. Oh, mierda mierda. Di algo. Di algo joder. DI LO QUE SEA.

-MOM Em... o-oye #ú. Des-desprrrreciable humanblood. A #i #e... a #i #e gustan... los prrrríncipes? MOM

Bueno, pues ya está. Ya te has abochornado tú solo.

Spoiler:
Omg, has mencionado Código Lyokooooooo XDDDDDDDD!!! Como adoraba esa serie, joder.

Sorry por tardar tanto, a cambio podrás ver a un blueblood en celo.

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Dirk Strider el Miér Dic 24, 2014 11:27 am

Sabía que la pregunta que había hecho era estúpida segundos después de haberla formulado. Un puñado de malas palabras salieron de la boca del Troll, seguido de algo que era bastante a un P.B* terminaron por confirmarle que precisamente no estaba bien, pero por lo menos no había sufrido ninguna contusión grave.

Dio un paso hacía atrás para que él Troll tuviera más espacio y por puro acto reflejo miro hacia todos lados, como si estuviera buscando a alguien pero en aquella enorme pista de patinaje solo estaban ellos y lo que sea que hiciera que algunas de las patinetas se moviera.

-Sorry, dude. Pregunta estándar, you know. Cuando ves caer a alguien solo hay dos posibles reacciones: O echarte a reír o preguntar si no paso nada-Extendió la mano hacia el Troll, con toda la intención de ayudar a levantarse. Pero las palabras que dijo a continuación hizo que se arrepintiera y bajara poco a poco el  brazo. Una que una de sus cejas se arqueara por encima de sus gafas. ¿Qué cojones?

Por fortuna o no algo pareció quitarle el aliento al jugador, haciendo que se cortara en medio de lo que parecía ser una amenaza. Por la mirada que tenía el otro jugador y por el hecho de que se había quedado completamente callado le hizo pensar al rubio que tal vez hubiera algo detrás suya (Como siempre pasaba en las películas de terror). Se asomo por encima de su hombro pero el lugar estaba igual de vacio como cuando había llegado.

Un tono azulado empezó a subir por el rostro del Troll indicándole a que casta del juego pertenecía el chico. Pero continuaba callado. The fuck? ¿Iba a resultar que si había recibido un golpe fuerte en la cabeza?

-Eh... ¿Dude? Are you...?-Pero antes de que terminara su frase el otro volvió a hablar. 

La pregunta lo dejo confundido durante un minuto ¿A que se refería exactamente? ¿Qué si le gustaban los príncipes tipo películas infantiles? o ¿Es que se refería a los "chicos" como príncipes? (Varios tipos de escritura diferentes tirados por el internet para no sospechar esto) ¿Tanta pinta de homosexual tenia?
Aun así prefirió ir por la primera opción.

-Si te refieres a los príncipes como las películas de niños y todo eso... Well nunca fui muy fan de ellos, siempre me parecieron estúpidos. Pero si hablas de príncipes de verdad o de esos de los libros de fantasía que pelean en cruzadas o en su defecto contra dragones, yeah me gustan esos príncipes-Extendió una vez más su mano al chico ahora que parecía mas un poco más calmado.
avatar
Dirk Strider

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Miér Dic 31, 2014 3:59 pm

Espera... ¿qué?

¿Qué si le gustan los príncipes? ¿En serio? ¿No se te ha ocurrido nada más estúpido que decir? ¿Por qué demonios has preguntado esa solemne mamarrachada? ¡Estúpido estúpido estúpido! ¿¡Por qué no cierras tu estúpida y deforme bocaza!?
Te juraste a ti mismo que no dejarías a nadie enterarse de tus curiosos intereses, pero en cuanto has visto a este tipo se lo has soltado a la primera de cambio. Pero es que sientes como si tu cerebro se hubiera fundido. Se te ha derretido dentro del cráneo. Este tipo te pone nervioso, muy nervioso, no eres capaz de pensar con claridad... y cuando no eres capaz de pensar con claridad, sueltas lo primero que se te viene a la cabeza. Y ahora mismo, tu cabeza está llena de príncipes. Joder.

Pero tienes problemas mayores. El príncipe te está OFRECIENDO LA MANO. Esa mano blanca, impoluta, grácil... perfecta. El culmen del esplendor y magnificencia de la nobleza más pura... oooh. Oh dios, dios santo, puedes ver sus venas azules a través de la pálida piel. Son azules. Tan azules, dios mío.
Y te la está ofreciendo a ti. A TI. Él desea que tú cojas su mano con tu mano. Esa mano, que sin lugar a dudas a tocado partes de su cuerpo. Otras partes. Muchas partes. Esas partes. Con la esponja. O sin la esponja. Movimientos frenéticos y compulsivos debajo de unas sábanas sudorosas por...




Ooooooooooooh mierda mierda mierda mierda. 



Deja de pensar en eso joder, bastante complicada es ya la situación. ¡¡Y coge su mano de una puta vez!!
Extiendes tu gigantesca manota hacia la de él... te tiembla más que un pastel de gelatina sobre un balancín en medio de un terremoto. Pero... ¿qué dices? Qué. Cojones. Dices. Ese símil es ridículo. Es la cosa más idiota que has pensado en toda tu vida. Joder, ¿y por qué cojones te sudan tanto las manos? No quieres que él se sienta repugnado por tus repelentes fluidos corporales. Tragas saliva y, antes de coger su mano, la vuelves a bajar. Te secas el sudor en los pantalones. Dios, qué asco te das. 
Vuelves a alzar la mano, y esta vez se la coges. Es tan pequeña, y limpia... muy diferente a la tuya. Él te ayuda a levantarte. Es como los caballeros de las películas.

Tu cuerpo tiembla mucho. Mierda, esperas que el príncipe no se de cuenta. Pero cuando miras, te percatas de que el temblor de tu cuerpo se transmite a tu brazo, y de tu brazo a tu mano... y de tu mano a la suya. Uh. Estás observando la bochornosa situación de cómo vuestros dos brazos tiemblan juntos por tu culpa.

Deberías responder. Él ha dicho que no le gustan mucho los príncipes de las películas de niños, y se te ha caído el alma a los pies durante un segundo. ¿Se refiere a tus amados príncipes Disney? N-no son para niños, están tremendamente infravalorados.
Pero luego ha dicho que le gustan los príncipes de las cruzadas y de los libros de fantasía. Lo sabías. Lo sabías. En el fondo le gustan, sólo necesita tu ayuda para descubrir las maravillas de los príncipes de animación. Tiempo. Tiempo, es lo único que necesita para llegar a amarlos tanto como tú.

-MOM A-así que te gustan los prrrríncipes. Es... es increíble que un asqueroso humanblood y un noble blueblood tengan tan#as cosas en común. Un número de cosas en común porrrr encima de lo norrrrmal. Tan#as que resulta abrumadorrrr. Tan#as que podrían serrrr almas gemelas sin saberrrrlo. Tan#as cosas en común... que se me revuelven... las en#rañas... de asco. MOM -Estás empezando a hiperventilar un poquito. Vuelves a tragar saliva de una forma mucho más ruidosa de lo que habrías deseado. Ahora mismo tu boca es el puñetero río Yangzi. 

Y... aún sigues sosteniendo su mano. No la has soltado en todo este tiempo. Y la tuya está empezando a sudar mucho. Es posible que se la estés agarrando con un poco de demasiada fuerza. A lo mejor... a lo mejor deberías soltar su mano ya. Pero no puedes. Estás paralizado.

Spoiler:
Aaaaah... c'est l'amour... *le da una calada a un cigarro imaginario* 

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Dirk Strider el Sáb Ene 03, 2015 2:44 pm

El tiempo corría. No había pasado ni 10 minutos pero para alguien que tenia la mano extendida hacia otra persona parecía eterno. El chico se veía bien salvo por el hecho de que parecía haberse quedado completamente petrificado por algún motivo. Pudo sentir como la mano empezaba a acalambrarse y estuvo a punto de retirarla, tal vez el jugador era uno de esos chicos que son lo suficientemente orgullosos como para no aceptar ayuda de nadie. Pero pudo ver como extendía una de sus manos solo para bajarla de nuevo. Bueno por lo menos no iba a dejarlo así por mucho tiempo. No hizo gesto ni comentario alguno al ver como el otro se limpiaba la mano ya que no encontraba nada de malo en eso ¿Sudo, tierra? ¿Quien podría sentir asco o algo parecido por algo que a todos nos ha pasado por lo menos una vez?

Bueno, lo importante es que el chico finalmente se había puesto de pie, pero su cara de estupefacción seguía dibujada ¿Tenía algo? Sintió como su brazo temblaba, haciendo el suyo temblara de igual manera, al parecer sí. Soltó la mano del chico pero este no soltó el agarre de regreso. Continuo sosteniendo su mano, mirándolo y al mismo tiempo que hablaba provocando que su boca se ladeara ligeramente, rompiendo por muy poco su perfecta expresión seria cual estatua de porcelana. No iba a negarlo, se sentía un poco incomodo pero no era porque el chico no lo soltara si no por como actuaba.

-Supongo...-La mano del troll empezó a apretar con un poco mas de fuerza la suya y le hacía sentir un poco de dolor. Eso lo había leído antes ¿Qué no? Cuando había instalado el juego: "Los sangre azul tienden a ser más fuertes que el resto" algo así decía, seguramente el chico no sabía controlar la fuerza de su personaje y lo que en el mundo sería un agarre de manos normal, en el juego era un agarre lo suficientemente fuerte como para romperle la mano a cualquiera.-Dude...-Levanto su brazo libre y tomo por la muñeca el brazo que aun lo sostenía. Le gustaba conocer gente fuerte, pero quería conservar su mano un poco mas-Are you ok?-Y levanto el brazo del chico un poco, solo para darle a entender que la hora de tomar las manos había terminado.-Un gusto. Dirk Strider-
avatar
Dirk Strider

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Miér Ene 21, 2015 9:19 pm

Sus labios... son como pétalos de rosa.

Ugh. 

Tratas de apartar esos pensamientos de tu mente, pero tu cuerpo es víctima de los impulsos propios de la época de celo. Te chupas los labios instintivamente. Lo cual es un espectáculo un tanto lamentable, ya que tus colmillos desiguales te impiden pasar la lengua sin hacer un numerito. A menos que pretendas hacer una imitación de Gene Simmons de Kiss, será mejor que guardes esa cosa dentro de la boca.

Por los gestos del príncipe, te das cuenta de que quiere que aflojes el apretón de manos. Abres los dedos como si se hubiera accionado un resorte, presto a sus deseos. Debería darte vergüenza la forma en que te estás sometiendo a un humano.
Se presenta: se llama Dirk Strider. Un nombre de lo más varonil, en tu opinión.

-MOM Yo... yo soy Mekzil Dargas. MOM -Carraspeas un poco. Tienes un poco de miedo de no saber qué decir a continuación. -MOM El colorrrr que más me gus#a es el azul. Nací el 8 de Diciembre. Mi signo del zodiaco es sagi#ario. Mi can#an#e ffavorito es Marilyn Manson. Mis hobbies son secrrrre#os. Lo que más me gus#a para comerrrr es beicon y la carrrrne de terrrrnera. Soy dies#ro. Para quitarrrrme las bo#as nunca desa#o los corrrrdones. # engo muchos lunares en la espalda. Mi al#ura es 1,82. Odio el calorrrr porrrrque me pone de mal humorrrr. Mi chumhandle es asymmetricalPrince. MOM -Guau. No metas tanto el turbo, amigo. -MOM ¿# ú... # ienes Chumhandle? Creo que deberíamos in#ercambiarrrr nues#ras direcciones. Porrrr nada en especial. Me gus#a coleccionarrrr gen#e en mi lis#a de con#ac#os. No # e creas especial. MOM

Dios, eres peor que una quinceañera frente a Benedict Cumberbatch. Cambia de tema antes de que sigas haciendo el ridículo.

-MOM Y... ¿Vives porrrr aquí? Quiero decirrrr, uh, me reffiero a si vives en Sburb... no porrrr aquí de... en es#a land. Porrrrque en las lands no hay... casas. MOM -Bueno, y ahora la cosa empieza a ponerse peligrosa. En cualquier momento empezarás a stalkearle, a espiarle detrás de un seto todas las mañanas y a dejarle cartas anónimas en el buzón de su casa. Eres capaz de meter pelo de tu entrepierna en una de ellas. Porque por supuesto no captas en absoluto el concepto de espacio personal de los demás. Eres el típico tío chungo de Internet al que no deberías darle tus datos. -MOM Además es#a land es peligrosa. Con esas estúpidas pa#ine#as corriendo porrrr # odas parrrr#es... irrrr sólo porrrr aquí no es buena idea. Así que podríamos hacerrrr equipo. Hacerrrr equipo con un blueblood es un honorrrr para un simple humano como # ú. MOM

Spoiler:
Mek ya está aquí, preparado para esparcir su amor por el mundo... I know you like it (XDDDDDDDDDD)

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Dirk Strider el Lun Ene 26, 2015 11:43 am

Tan perdido estaba en intentar no perder su mano que no se había dado cuenta que no había preguntado por el nombre del otro.  Pero eso no pareció importarle a su Troll acompañante, quien no solo se había presentado si no que ahora estaba hablando más de la cuenta.
Ladeo ligeramente la cabeza y empezó a asentir,  lentamente, a cada palabra que el Troll decía, bueno hasta que empezó a soltar cosas más “Personales” por decirlo de algún modo.  Su cabeza dejo su subir y bajar mientras que sus lentes, seguros y ocultos detrás de sus gafas, se iban abriendo más y más. 

No iba a decir que era lo más raro que le había pasado en su vida (porque estaría mintiendo) pero si era lo más raro que le había pasado en mucho, mucho tiempo

Decidió quedarse callado hasta ver como el otro terminaba finalmente con su (no tan) normal conversación. Hizo un recuento con la mente de todo lo que había dicho el chico y, después de aclararse un poco la garganta, empezó:

-Bueno, mi nombre ya sabes cuál es. Mi color favorito es el naranja. Mi fecha de cumpleaños nunca me ha importado lo que debería-Por motivos completamente razonables, según él.-No tengo cantante favorito-Aunque en su tiempo se derretía por cierto cantante japonés, cuyo nombre empieza con H.-Mis hobbies también son secretos. No tengo comida favorita-Mentira.-Y eh ¿Gaviotas? I don’t know-Volvió a aclararse la garganta.-Y sí, tengo chum. Es timaeusTestified.-No tenia problema en darle algo tan “personal” al otro. -Y si, vivo en Sburb. Pero vivo tan lejos de la sociedad que prácticamente vivo en otra ciudad.-Tenia que atravesar casi media ciudad para ir a cualquier sitio y aun así no entendía porque su Bro adoraba esa maldita casa.

-¿Te parece? Di que por lo menos puedes verlas.-Volteo la mirada hacia el enorme centro de patinaje, donde se ponía ver como unas cuantas patinetas bajaban por sus rampas a toda velocidad.-Hacer team ¿Eh? -Dijo sin apartar la vista del lugar. No parecía ser la clase de sitio donde podrían aparecer imps. De hecho, con todo el espacio libre que había, se podrían ver desde muy lejos ¿Oh no? -Well, why not? Siempre y cuando no vuelvas a caerte~-Dijo en forma de broma. –Hey ¿Sabes patinar?-Apunto con su cabeza a la pista.-Podríamos movernos más rápido si los dos andamos sobre ruedas, you know-
avatar
Dirk Strider

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Vie Ene 30, 2015 10:12 pm

Ugh. Por un momento te has sentido muy idiota diciéndole todas esas cosas sobre ti... te has expuesto demasiado. Mierda, ¿realmente era necesario decirle lo de los lunares de la espalda? ¿Por qué has tenido que sacar un tema tan repugnante? Cuando los demás saben demasiado sobre ti, te sientes vulnerable. Y cuando te sientes vulnerable, acabas poniéndote violento. Pero el príncipe Dirk Strider no sólo te ha escuchado sin rechistar... ¡si no que encima él también te está contando cosas sobre él!

Bueno... más o menos.

Está siendo bastante enigmático con sus respuestas. Aunque el hecho de que no te diga nada sobre él te dice algo sobre él. Te dice que es un secreto indescifrable y oscuro en el que ansías meter tus dedos. Uh... metafóricamente hablando. Encima de tener estilo, es misterioso. No crees que puedas soportar esto mucho tiempo sin explotar de alguna forma.
Además, sus hobbies también son secretos. Uooh. ¿Eso qué significa? Debe de ser... que tiene algo que ocultar. Si no quiere decirlo es por algo. Sus hobbies deben de ser algo... terriblemente sucio. Tragas saliva. Apostarías tu cuerno derecho a que guarda algo erótico y depravado en su captchalogue. Algo que no pegue nada con un príncipe. Algo como un atuendo de masoquista, o una bola mordaza, o unas pinzas para los pezones, o...

Por suerte, el príncipe te dice algo que detiene el tren de tu imaginación desbocada: tienes su Chum. Lo tienes. Y si tienes su Chum, lo tienes a él.

Empiezas a respirar fuerte. Le has cazado. Eso era todo lo que necesitabas. Eres un experto en rastrear. A partir de su Chum, descubrirás su correo electrónico. Con su correo electrónico, encontrarás sus redes sociales. Con sus redes sociales... tendrás su teléfono, su dirección... tarde o temprano, lo tendrás absolutamente todo. TODO. Tienes una paciencia infinita. Sólo es cuestión de tiempo. Acabas de conocerle... y ya tienes tantos planes. Tantos. 
Te pasas la manga de la chaqueta por la boca, secando una gotita de saliva de tu comisura. Pero hasta entonces, hay que disimular. No puedes dejar que sospeche nada. Compórtate como una persona normal, por el amor de dios.

El príncipe te dice le parece bien hacer equipo contigo... siempre y cuando no te la vuelvas a pegar. Al recordar tu aparatosa caída, tus mejillas se tiznan de azul de nuevo. Eres un poco hipersensible a todo lo que el príncipe Dirk Strider te diga. -MOM Uh... respec#o a eso... ha sido a pos#a. Porrrrque... me había parecido verrrr... euh... una moneda en el suelo. MOM -No es por nada, pero mentir se te da de puta pena. El príncipe te pregunta si sabes patinar. Él tiene pinta de ser un experto, probablemente haga sus pinitos como skater. Y tú quieres caerle bien. Así que, obviamente, solo puedes responder una cosa: -MOM C-claro que se patinarrrr, joderrrr. Pfff... lo hago... como, # odos los días desde que # enía... # res años. MOM - No has patinado ni una sola vez en TODA TU PUÑETERA VIDA.

Y aún así, eso no te impide llevar tu trola hasta su predecible y catastrófico final. Comienzas a caminar hacia una de las patinetas con fingida pero autoritaria seguridad. El hecho de que tu corazón se te vaya a salir del pecho es una minucia secundaria. Coges una de las patinetas y la pones justo al lado de tus pies. Subes uno de tus pies sobre la superficie. Y de ahí no hay quien te mueva. Por supuesto, no despegas el otro pie de la segura estabilidad del suelo ni loco. Las ruedas se mueven un poco. Te sientes como si fuera una jodida plataforma mortal de hielo resbaladizo. -MOM Sólo hay que... seguirrrr la dirección... del vien#o. MOM -Empiezas a preguntarte por qué demonios has tenido que tirarte el pegote. 

Spoiler:
Y así, a lo tonto a lo tonto, ya tenemos trama para el próximo tema que abramos: cómo Mekzil stalkea a Dirk en el mundo real XDDDDDDDDDD!!

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Dirk Strider el Lun Feb 16, 2015 11:36 am

-Una moneda, sure~-Dijo en un tono un tanto divertido ante aquella evidente mentira. Fuera de eso el chico sabia patinar.-Great-Dijo al mismo tiempo que el chico se daba la vuelta en pos de una patineta, el hizo lo mismo. Después de ver pasar unas cuantas, todos en horrible estado, tomo del suelo una que parecía que podía sostenerse durante más de una hora, hmm ¿Todas las patinetas del lugar se moverían solas? La que ahora tenía bajo su brazo no hizo movimiento alguno para buscar la libertar. Si tenía “vida” no lo descubría hasta más adelante.
 
Regreso hasta donde estaba el otro jugador y lo imito, bajando la patineta al suelo y acto seguido subiéndose en ella.
 
-No creo que haya mucho viento aquí, dude~-Al fin y al cabo estaban en un lugar techado ¿No? Hizo un gesto con la cabeza para que lo siguiera y se dio impulso con el pie que tenía en el suelo. No era un “experto” en el patinaje, pero por lo menos se defendía (Aunque la última vez que estuvo en una patineta termino en un pequeño accidente) ¿Por dónde empezar? Sin duda no por el “bowl” ni por los “medio tubo” que había cada tantos metros, en su vida se había subido a una de esas cosas. Mejor empezar con algo sencillo. Se inclino hacia un lado y se impulso una vez para cambiar de dirección ¿Destino? Una pequeña pirámide de cuatro lados y pinta chata. La rampa no ni era muy alta ni muy inclinada, así que no debería significar ningún problema.
 
Tomo velocidad y agacho un poco el cuerpo para tomar aun más velocidad, en segundos ya se encontraba subiendo la rampa de concreto. No fue un gran problema, pero por un segundo sintió como la tabla de levantaba del piso y quería seguir el rumbo que la física le marcaba, por suerte el peso del chico fue más que suficiente para mantenerla en el suelo.
Permaneció un minuto quieto, su rostro se puso un poco mas pálido. Por poco y tenía que decir que ahora él buscaba una moneda.
 
-¿Sabes hacer algún truco? -No sabía si el chico lo había seguido realmente hasta ahí. Pero no iba a voltear la cara hacia donde había venido, la sorpresa (Por no decir miedo) Aun estaba marcada en su rostro y no iba a dejar que nadie lo viera de esa forma.
Spoiler:
Lamento si es algo confuso, se poco de patinetas :'D
avatar
Dirk Strider

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Vie Feb 27, 2015 9:39 pm

Tic tac tic tac tic tac. 

El momento de la horrible revelación se acerca, inexorable como el mismísimo paso del tiempo. La Verdad se agita, se revuelve... lucha por ser descubierta. Y tú no podrás contenerla en su jaula por mucho más tiempo. No será la primera vez -ni la última- que te pillen en una trola... pero es que no aprendes. Y esta vez será mucho más doloroso que de costumbre, porque no estás con un cualquiera... estás con El Príncipe. No soportas la idea de ver la decepción en sus ojos. Esos ojos... que son como dos estrellas brillando en la negrura de tu existencia. 
Le ves cogiendo una patineta. Se impulsa, se dirige hacia una pequeña pirámide... y la sube sin bajarse de ese chisme infernal. Pero... lo has visto. Has visto la verdad sobre el Príncipe Dirk Strider. Has descubierto lo que oculta tras su fachada de Tío Guay. Y la verdad es... 


Que es el Tío Más Jodidamente Alucinante del Mundo.


¿Lo has visto, lo has visto? ¿La gracilidad infinita con que ha dominado ese demonio de cuatro ruedas? ¿Cómo ha escalado ese maldito Everest como si nada? Es digno de ser el condenado Jefe Kung Fú de un grupo de monjes tibetanos. Su cuerpo... es como un junto al viento. Qué flexibilidad, sus movimientos son casi felinos. Como los de un gimnasta. No quieres ni imaginarte las posturas que debe de ser capaz de... Oh, mierda. Desde el quinto pino, te pregunta si sabes hacer algún truco. 

-MOM Sé hacerrrr... muchos # rrrrucos. Como... el... el Tirabuzón del Infierno... y... la Voltereta Torbellino y... euh... m-mira, es inútil que # e los diga, seguro que no los conoces MOM -Que no te pregunte nada más, por favor. Por favor por favor por favor. Y quizás deberías acercarte, y tal. Con un pie sobre la Tabla Infernal, manteniendo el equilibrio precariamente... te deslizas un poco impulsándote con el otro pie. Y... oh, vaya. Oh... guau. La... la cosa va bien. La cosa va muy bien. Te mueves. ¡¡Te estás moviendo!! De momento estás manteniendo el tipo. Vale, es cierto que vas a 0,5 kilómetros hora... pero a ti te da la sensación de que volaras. Llegas a la base de la piramide. Por supuesto, la velocidad que llevas no es ni de lejos la suficiente para que puedas subirla, así que la tabla hace un ridículo "toc!" al chocar contra el hormigón. Coges la patineta y subes a pie la pirámide. Muy sospechoso. -MOM No # e pienses nada rrrraro solo porrrrque no haya subido la pirámide como # ú... es solo que... no quiero... desvelarrrr mis secrrrretos demasiado prrrronto MOM

Tragas saliva. Ha llegado el momento de la verdad. Ese momento que has estado postergando. El momento en que hagas el más espantoso de los ridículos. Vuelves a subirte a la patineta, con un desagradable sudor frío cubriendo tu enorme espalda. Miras hacia abajo. La pirámide no debe de tener más de tres metros de alto... pero a tus ojos es como si estuvieras en lo alto del Himalaya. Casi... casi oyes el gélido viento asiático. Casi lo sientes azotando cruelmente tu trenza. Todo imaginario. -MOM Ahora... ahora vas a verrrr... lo q... MOM -te atragantas con tu propia saliva -MOM perrrrdón... lo que soy capaz de... MOM -Joder, qué alta está esta mierda. Aún estás a tiempo de echarte atrás. El guarrazo inminente es completamente innecesario. De hecho, vas a echarte a atrás. Vas a hacer algo que nunca jamás en toda tu vida has hecho antes: confesar tus embustes. -MOM Ah... MOM

Ops.

La inexperiencia te juega una mala pasada. La patineta se escurre lentamente hacia abajo de la pirámide... y tú con ella. Bajas la pirámide a toda velocidad, avanzas unos metros como un relámpago, milagrosamente te mantienes sobre la tabla. La patineta te lleva hacia una rampa. Veloz, Imparable... Mortal. La inercia hace que subas la rampa, y... 

VUELA PUPAPAN!!!!:



Vuelas. Estás volando. Eres un ángel.

Ves pasar tu vida por delante de tus ojos: la primera vez que montaste en bici, el día en que nació tu hermanito y tus padres dejaron de quererte, aquella vez que fuiste con una tira de papel higiénico colgando de tu pantalón por todo el instituto, la constante inexistencia de una novia...
El pánico es tan inmaculado, tan puro, que ni siquiera eres capaz de gritar. Solo el brillo vidrioso de tus pupilas te delata. El mundo se pone del revés. O quizás eres tú el que está boca abajo. En el aire, la tabla se separa de tus pies. Quiere marcharse lejos de ti. Algo te dice que esa tabla es la diferencia entre la vida y la muerte. ¡¡¡No la pierdas, no la pierdas...!!!
Consigues agarrar la patineta en el último segundo. El Instinto de Conservación toma el timón de tu cuerpo. Giras en el aire. Visualizas el suelo. Pones la patineta bajo tus pies...

PLAM.

...

Abres los ojos. Estás sobre la patineta, que reposa pacíficamente sobre el suelo, en completa quietud. Y tú estás perfectamente bien, a salvo y sin que haya que lamentar ningún hueso roto. El aterrizaje ha sido un poco seco, pero eficaz. Has hecho que el mismísimo Christian Osoi derrame lágrimas de orgullo. No comprendes absolutamente nada... pero esto, sin lugar a dudas, debe haber sido cosa de La Misericorde Intervención Divina. Tomas enormes bocanadas de aire. Te giras rápidamente hacia el Príncipe Dirk Strider. Tus ojos están desmesuradamente abiertos, con una mezcla de Terror, Euforia e Incredulidad. Una sonrisa desquiciada completa el cuadro. -MOM ¿¡Qué # e ha parecido!? Espero que lo hayas disfrrrru#ado, porrrrque... no lo pienso repetirrrr. Pero... para... para que no # e sien#as inferiorrrr porrrr mis increíbles habilidades... # e perrrrmi#iré que nos dediquemos a o#ro # ipo de ac#ividad. Como... como romperrrr ffluorescen#es... con piedrrrras. MOM- Una gota de sudor escurre por tu frente, goteando hasta tu cuello. La fortuna y benevolencia con que te han agraciado los Dioses no han conseguido que muestres ni una pizca de modestia.

Spoiler:
Este truco existe, y es jodidamente alucinante. Pensabas que Mek se la iba a piñar??? Pues no. Because I'm unpredictable B) XDDDDDDDDD!!!

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Dirk Strider el Sáb Mar 07, 2015 12:05 am

Spoiler:
Dude te amo :c (?)

Las consecuencias de aquel mini infarto no tardo mucho en desaparecer de su rostro. No escucho ninguna risa, tampoco ningún comentario burlón, por lo que solo le quedaba suponer que el Troll no se había dado cuenta de lo que había pasado o que se estaba riendo tanto que sus cuerdas vocales le fallaban. Tomo una bocanada de aire fresco, solo para asegurarse de estar tranquilo, y se dio media vuelta para confrontar al chico. Abrió la boca para decir algo, pero no salió sonido alguno. Una ceja de alzo notoriamente por encima de sus puntiagudas gafas sin entender la imagen que estaba viendo. Allá, a pocos metros, se acercaba el otro jugador a la de una tortuga reumática coja de sus cuatro patas. Aguanto una risa.

-¿Qué? ¿No quieres que te pongan una multa?-Llevo una mano a la boca para evitar mostrar cualquier signo de una sonrisa que se pudiera haber formado en su rostro. El patinaje nunca se había encontrado dentro de sus aficiones favoritas. Aunque se defendía encima de una tabla e incluso había aprendido a realizar trucos  tanto simple como complicado. Pero fuera de eso todo lo demás que formaba el mundo de las patinetas era un completo misterio para él. Por lo que aquellos extravagantes nombres sonaron completamente normal en su cabeza. Abrió ligeramente la boca, pero el otro jugador no tardo en dar una razón para que pensara dos veces si hacer o no su pregunta. -Sí, claro. Tu gran secreto.~-Existen dos personas en el mundo, los que presumían que podían hacer algo y que no podían; y las que PODIAN hacer algo pero eran demasiado tímidas para demostrarlo. Por el comportamiento el jugador estaba casi seguro que era de las primeras personas.

Y se habría quedado con esa idea de no ser porque le paso después.

El jugador parecía querer ser víctima de su propio orgullo. Vio como se acercaba, muy dispuesto, hacia la rampa. Sonrió de medio lado. Si algo había visto en sus años de estudiante habían sido puñados de chicos que habían cometido el mismo error que él. Puso un pie en el suelo, para asegurarse de que la patineta no se moviera, y cruzo los brazos detrás de su cabeza. Era hora del espectáculo.

-Esta bien, campeón. Sorpréndeme~-Y vaya que lo hizo.  No hubo ningún resbalón embarazoso, ni una patineta que saliera volando lejos de los pies del troll, tampoco un golpe contra el piso que dejara las posaderas adoloridas. No, en lugar de eso el jugador salió volando,  casi literalmente.  Sus ojos se abrieron al ver como el chico bajaba a toda velocidad y hacia un salto en una de las ramas rampas más cercanas. Dio una vuelta en el aire que dio la impresión que el mundo de repente se había puesto en cámara lenta,  solo para después caer cual pluma al suelo. Su boca se abrió ligeramente por la impresión ¿Pero qué cojones?  Paso su mirada de la rampa, a la patineta y al jugador, sin dar crédito a lo que había presenciado.

Permaneció unos así segundos, callado. La voz del otro le regreso de vuelta a la tierra. Sacudió ligeramente la cabeza  y bajo la pirámide de la misma forma en que había subido, salvo que esta vez sin accidentes.

-¡Dude! ¡Tienes que enseñarme a hacer eso!-Miro hacia la rampa que había hecho saltar al otro, como si esta fuera a revelarle el secreto. Poco le importaron las evasivas del chico sobre que no repetiría aquel truco, ni siquiera las estaba escuchando.-Lo que quieras, dude.  Dime ¿Dónde aprendiste a hacer eso?-Se bajo la patineta y dio una patada en la culata de esta, así la tabla se levanto y pudo tomarla de los ejes.-Deberías dedicarte esto de manera profesional.-Cualquiera que pudiera romper las mismas leyes de la física se haría famoso en un santiamén.
avatar
Dirk Strider

Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Mekzil Dargas el Vie Mar 13, 2015 7:15 pm

Te ha llamado campeón. A ti. Por alguna razón misteriosa que ni tu comprendes, eso te ha gustado mucho. Muchísimo, de hecho. Oh sí. Tú quieres ser su campeón.

Y, aunque solo sea gracias a la potra increíble que has desplegado hace unos momentos, vas por el buen camino.

Sabe Dios cómo lo has hecho, pero has aterrizado sobre la patineta sin matarte. Incluso has podido engañar a tu idolatrado Príncipe y hacerle creer que sabes algo sobre skate. Y ahora, para tu infinito asombro, él te está preguntando cómo lo has hecho. A pesar de lo mucho que te has tirado el moco, no te esperabas que el Príncipe fuera a reaccionar de esa manera... así que cuando se dirige a ti con algo parecido al... ¿respeto?, solo le puedes mirar con los ojos como platos.

Nadie te ha pedido nunca que le enseñes nada. Euh... principalmente, porque la inmensa mayoría de la población humana sabe más sobre cualquier cosa que tú. Hay incluso algunos perros y gatos que saben más que tú. Los que son muy listos. Desde luego, nadie jamás ha mostrado ni una pizca de respeto hacia ti, y mucho menos de admiración. Por tu falta de experiencia no podrías asegurarlo, pero... jurarías que es justo eso lo que está expresando el Príncipe Dirk Strider. De algún modo. Cielos, cielos, ya es oficial. Estás colado hasta las trancas por él. Oh, dios, mierda, vale, que no cunda el pánico. No te aturulles. La parte difícil ya la has conseguido. No la cagues ahora.

-MOM Aprendí en... Nueva York. MOM- Bien, bien. -MOM Fui cuando # enía cinco años. Es#aba en una cancha de balonces#o... y... habían muchos rrrraperos... haciendo graffi#is. En... en el suelo. Y empezaron una ba#alla de rrrrap, y... rrrrapeé con ellos y me hice su amigo. Pero era una banda de rrrraperos ska#errrrs, que... me enseñaron... ska#e. MOM -Ya no vas tan bien. A medida que te embarullas en tus propias mentiras, comienzas a sudar. Intentas hacer lo mismo que él: dar una patada en la culata de la patineta y cogerla con la mano... pero se te escapa. La patineta se aleja rodando lentamente por el asfalto. Finges que no ha pasado nada. -MOM E-en fin. Hay muchas cosas geniales en Nueva York. Como... por ejemplo... la... la # orre Eiffel MOM -ya la estás cagando. ¿Para qué hablas de cosas sobre las que no tienes ni puñetera idea?

Cambia de tema rápido, anda. Te ha pedido que le enseñes a hacer el truco. Te preguntas si podrías pedirle algo a cambio de enseñarle un truco que no sabes hacer en realidad. Quizás... quizás podrías pedirle que se quite las zapatillas. Tal vez... podrías... podrías pedirle que te deje oler sus pies. O... o lamerle entre los dedos. O que te deje meterle el dedo en el ombligo. No. Nonono. No puedes. No puedes pedirle eso. Pero tampoco puedes desaprovechar esta oportunidad.

-MOM No # odo el mundo puede aprrrrenderrrr es#e # rrrruco. Hay que # enerrrr # alen#o na#ural. Yo no se lo enseño a nadie nunca... pero me has caído bien. MOM -Te cruzas de brazos, con una expresión ligeramente pedante. ¿Se puede ser pedante sobre cosas sobre las que no se tiene ni repajolera idea? La respuesta, obviamente, es sí. -MOM # ienes... que dejarrrr#e llevarrrr. No # enerrrr miedo. Y... cogerrrr mucho impulso. Pero lo más imporrrr#an#e es serrrr aerodinámico... así que... deberías... MOM -Empiezas a transpirar. ¿Te atreverás? ¿Tendrás las narices suficientes para decir lo que se te está pasando por la cabeza? -MOM qui#arrrr#e la camise#a. MOM

Tus bajos instintos te traicionan con una frecuencia alarmante.

Spoiler:
Dios, que gracia me hizo lo de la multa X'''DDDDDDDDDDDDDDD!!!!

Te aviso que Mek va a ir cuesta abajo y sin frenos, lulz.

Volver arriba Ir abajo

Re: You... you are a prince [Priv.Dirk]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.